miércoles, 30 de enero de 2013

CONOCE EL EFECTO DEL COLOR SOBRE EL ENVASE DE LOS ALIMENTOS

El chocolate sabe mejor en una taza de color naranja o crema. Aunque parezca extraño, las características externas que determinan el sabor final de un alimento son muchas y, entre ellas, destaca el tipo de vajilla o utensilios que se usan para consumirlos, según un estudio elaborado por la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Oxford (Reino Unido). Quizá esto sea más habitual en las bebidas, como en el caso del vino, cuyo sabor es más intenso si se sirve en copa de vidrio que si se utiliza un vaso de plástico. Desde Consumer detallan cuál es el potencial del color en los envases y la relación directa entre este factor y el sabor de los alimentos. Cocineros y otros profesionales tienen una nueva herramienta para mejorar aún más el sabor de sus platos.  Si quieres conocer mas datos del estudi acompañame...




Según el estudio, cuyos resultados se han publicado en la revista científica Journal of Sensory Studies, no se puede determinar el motivo de estas preferencias y no hay una regla fija que lo explique. Lo único demostrado por ahora es que el sabor varía según el tipo de alimento y según el color del recipiente, pero no hay teoría que lo explique.
El citado estudio se ha focalizado en el chocolate y los expertos concluyen que este sabe mucho mejor si se toma en tazas naranjas o de color crema, frente a tazas de color blanco o de colores más estridentes. La investigadora de la Universidad Politécnica de Valencia Betina Piqueras-Fiszman, junto con Charles Spence, de la Universidad de Oxford, explican que el color de los recipientes, en este caso las tazas o los vasos, tienen la capacidad de realzar algunos de los atributos de los alimentos que contienen, como el sabor y el aroma del chocolate. En el estudio, 57 participantes debían escoger el mejor sabor de chocolate caliente servido en cuatro tipos de recipientes iguales, pero de diferente color: blanco, crema, rojo y naranja. El interior de todos ellos era siempre del mismo color, blanco.
Después de analizar las preferencias de los voluntarios, los científicos revelaron que el chocolate servido en los vasos de color naranja y color crema gustaba mucho más que el chocolate servido en los colores blanco y rojo. Analizaron también el dulzor y el aroma y si estos atributos se veían afectados por el color del recipiente. En este caso, los voluntarios no notaron diferencias tan claras, pero algunas respuestas sí coincidieron: en los vasos de color crema, se detectaba un chocolate algo más dulce y aromático que en el resto. Sin embargo, los investigadores no lo tomaron como dato concluyente.
A partir de estos resultados, se abre una nueva apuesta por los colores de los envases en los alimentos y el servicio en restauración colectiva ya que, aunque no se sepa con exactitud el motivo, el color de los recipientes influye en el sabor de los alimentos, como se ha comprobado con el chocolate.
Esta nueva información es más relevante de lo que pueda parecer. Cocineros y otros profesionales tienen una nueva herramienta para mejorar aún más el sabor de sus platos. Lo mismo ocurre con el sector de los envases. Según los expertos, se trata de experimentar y de valorar cómo afecta a la percepción del consumidor el hecho de servir el producto en recipientes de diferentes colores. Son varios los estudios que subrayan la reacción directa entre color del recipiente y el sabor de los alimentos:
  • El sabor a limón se percibe más si el recipiente o las latas son de color amarillo.
  • Botellas de refrescos pintadas con colores más fríos, como el azul, sacian mejor la sed que los envases de colores más cálidos, como el rojo.
  • Envases de color rosa se identifican con un sabor más dulce de los alimentos que contienen.
  • Una mousse de fresa aumenta su sabor y dulzor si se sirve en un plato blanco y pierde estas cualidades si se sirve en un plato de color negro.
  • Si el café está envasado en un paquete de color marrón, aumenta su sabor y su aroma. Si el envase es rojo, disminuye el sabor. Si es azul, el consumidor percibe un café mucho más suave.
Aunque no hay una teoría científica que pueda explicar el motivo, todos los resultados de esta índole sirven a los científicos para comprender de qué manera el cerebro capta e integra la información visual, no sólo de los alimentos, sino también del recipiente o el envase que los contienen.

Funete: http://www.20minutos.es/noticia/1710898/0/color/sabores/chocolate/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.